¿Cómo logramos que nuestros hijos sean ordenados?

Para enseñar a un menor a ser ordenado, cuanto antes empecemos mejor. Pero sobre todo hay que tener claro que no se debe dejar de trabajar en este aspecto hasta pasada la adolescencia. El proceso no es corto, pero la insistencia y la tenacidad acaban dando resultados.

Algunos consejos para trabajar en este proceso son:

Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Ordenar las cosas es más fácil si le damos un lugar adecuado a cada objeto. Cuando son juguetes, conviene tenerlos organizados en cajas o contenedores, o en estantes por temas: libros, puzzles, coches, muñecas… Cuando es ropa es conveniente tener cajones o estantes destinados para cada tipo de ropa: calcetines, pijamas, ropa interior.

Como padres es mucho más fácil educar si lo hacemos con el ejemplo. Esto nos lleva, a veces, a hacer un cambio en nosotros mismos Empieza por que tus hijos vean que todo está ordenado y sobre todo: ¡que te vean ordenar! No solo sus cosas: ordena la cocina con ellos, el salón, el armario del baño, la despensa.

El orden ha de ser: lógico, sencillo y cómodo. Haz el orden a su medida, es decir, pónselo fácil: enséñales a ordenar por colores, tamaños, familias de objetos… y en lugares adecuados, donde los peques lleguen por estatura.

Sé exigente contigo para que tu hijo lo sea consigo mismo. Cuando ya ha visto cómo se hace es el momento de que te ayude. Ayúdale y corrige sus fallos si no lo hace como le has enseñado.

A medida que se va llegando a la adolescencia es normal que este hábito se vaya perdiendo, su cerebro y su cuerpo están en perpetuo “cansancio”. ¡Verás que todo llega al suelo y de ahí es difícil que pase!, no te preocupes volverá a gustarle tener sus cosas ordenadas si le has enseñado bien. Pero cuando estés pasando por este periodo no desesperes ni te des por vencido, una buena frase es decirles que si no recoge sus cosas lo harás tú a tu manera. Al adolescente no le gusta que le toquen sus cosas, lo recogerá, si no lo hace y lo ordenas tú, le incomodará no encontrar alguna cosa que le gusta o interesa y verá que es más práctico que lo ordene él.

Christian Quintero
Coordinación Inglés Primaria