Prerrequisitos de la lectoescritura

Lectoescritura

Uno de los temas que más preocupa a los padres de familia al inicio de la vida escolar de sus hijos, es cómo y cuándo deben aprender a leer y escribir. Es importante tener presente que cada niño es diferente y alcanza metas al ritmo que necesita.  

Sin embargo, todos los niños necesitan herramientas específicas que les permitan acceder a nuevos desafíos según la etapa escolar en la que se encuentren.

Desde muy pequeños, los niños aprenden a leer signos y símbolos que adquieren sentido de acuerdo a experiencias vividas.  Sin embargo, es dentro de la Educación preescolar en conjunto con el hogar donde se van trabajando de manera planeada y progresiva las habilidades que permitirán que se dé la lectura y la escritura.

Entendiendo que prerrequisito es el desarrollo previo de diversas habilidades necesarias para que se pueda iniciar y adquirir con éxito ambos procesos (Gallego 2006), y que estos son varios, hablemos de dos imprescindibles:

  • Lenguaje oral: tener pronunciación adecuada, vocabulario amplio, frases congruentes;  ser capaz de entablar una conversación coherente y demostrar que conoce su idioma. Ejemplos: “Habla muy claro”, “Qué bien se expresa”, “Da a entender exactamente lo que quiere decir”.
  • Conciencia fonológica: conocer el diferente sonido de los fonemas, segmentación de palabras por sílabas (palmadas, golpecitos)  y capacidad de jugar con el lenguaje (sonidos cotidianos de animales, transportes, herramientas, etc; cómo suena la letra con la que empieza una palabra). Ejemplos: ¿Cómo hace el perro, gato, gallo, vaca, coche, tren, ambulancia, etc.?, Dime “casa” aplaudiendo “ca-sa”, ¿Cómo suena “mamá” al inicio? “mmmmm”.

Lo pertinente es observar y valorar si el niño ha madurado acorde a lo esperado y así intervenir oportunamente.

Analú Martínez Barragán